pccylajedrez2.jpgmus.jpgfutbol1.jpgtenissanta.jpgsimultanea.jpgesm.jpgixtorneofemenino.jpg

La Casa Social Católica colabora con Avivig cediéndola un espacio para realizar su labor de apoyo y asesoramiento a las víctimas de la violencia de género, dentro del programa Bankia en acción a través de la Fundación Ávila

Share

Laura García Martínez, presidenta de la Asociación Abulense de Asistencia a Víctimas de Violencia de Género, se muestra muy agradecida a nuestra entidad y asegura que “las mujeres necesitan mayor credibilidad y comprensión a la hora de denunciar”.

Desde hace más de tres años, la Casa Social Católica viene colaborando con Avivig, que es la Asociación Abulense de Asistencia a Víctimas de Violencia de Género. Nuestra entidad, firme en su compromiso de apoyar en la medida de sus posibilidades a las asociaciones y personas que realizan una importante labor en beneficio de la sociedad, ha cedido un espacio para que Avivig pueda realizar su labor de apoyo y asesoramiento a las víctimas de la violencia de género, un gravísimo problema que parece no tener fin. Esta colaboración se enmarca dentro del programa Bankia en acción, a través de la Fundación Ávila.
Su presidenta, Laura García Martínez, se muestra “muy agradecida a la Casa Social Católica por cedernos un espacio para que podamos seguir realizando nuestra labor de apoyo y asesoramiento a las víctimas de la violencia de género”. Laura comenta que Avivig se puso en marcha hace más de cuatro años, “por la necesidad que había en la provincia de Ávila de atender a las víctimas. La asociación cuenta con un equipo directivo, una decena de asociadas y un equipo de voluntarios compuesto por unas veinte personas. Queremos darnos a conocer y que la gente se anime a participar con nosotros. La sociedad abulense tiene que saber que existimos y las víctimas que no están solas, que la asociación está para lo que necesiten. En Ávila, la incidencia de la violencia de género es como a nivel nacional, alta, sobre todo en las zonas despobladas”.
Para intentar atajar esta lacra, la presidenta de Avivig propone que se realice “un pacto social real, que todos los agentes sociales se impliquen y se comprometan, que haya unión entre todos. Es un tema difícil y se necesita tiempo, pero si no empezamos no mejoraremos. Nos falta mucho por aprender y conocer”. Otros aspectos importantes a tener en cuenta son “la concienciación, visibilización y sensibilización. Hay ocasiones en las que el trato que reciben las víctimas deja mucho que desear. Habría que darlas más facilidades para que se sientan más protegidas a la hora de denunciar y tengan mayor credibilidad y comprensión”.
García Martínez reconoce que “hay intentos por realizar cambios legales, pero el problema está en la interpretación de las leyes por parte de los jueces. Pienso que se necesita más formación para ver la realidad”. En cuanto a las sentencias que se dictan, Laura está en contra de la prisión permanente revisable y a favor de que se cumplan las penas. El problema está cuando no se aplican”.
García Martínez asegura que “Avivig trabaja en diferentes programas de actuación. Uno es el acompañamiento a las víctimas y a los menores de edad para que no se sientan solos en comisaría a la hora de realizar los trámites. Otro son las actividades culturales y educativas, ya que es fundamental la educación en todos los ámbitos de la educación, desde la primaria en los colegios, secundaria en los institutos y formación profesional, universitaria, etc. La cultura debe servir para tratar los problemas sociales y especialmente éste”.
Avivig cuenta con “un programa de asesoría laboral para la búsqueda de empleo de las víctimas, apoyo psicológico y asesoría legal, una red de autoayuda para ayudarse entre ellas que les hace sentirse más fuertes, ya que se acompañan y se comprenden y es muy eficaz para ellas”.
Por último, las interesadas se pueden poner en contacto con Avivig en el teléfono 622 02 45 71 y en las redes sociales a través de Facebook, Twitter, e Instagram. “Que la gente sepa que existimos”, concluye Laura García.