futbol1.jpgpccylajedrez2.jpgtenissanta.jpgixtorneofemenino.jpgesm.jpgmus.jpgsimultanea.jpg

2-1. Dos goles de Andrea en la segunda parte dan la victoria a la Casa Social Católica sobre el Juventud Villaquilambre

Share

Las jugadoras abulenses mostraron su apoyo a su compañera Patri, que se perderá la temporada por la rotura del ligamento cruzado y menisco en una rodilla.

POLIDEPORTIVO CASA SOCIAL CATÓLICA: Bea, Ali, Almudena, Son, Elena Blázquez, Andrea, María (55’ Lucía), Paula, Irati, Blanca (46’ Celia) y Natalia (67’ Noe).
JUVENTUD VILLAQUILAMBRE: Elena, Clara, Emma, María, Natalia, Sara Díez (80’ Evany), Sara Fernández, Alba, Iris (71’ Celia), Liliana (62’ Sara Rodríguez) y Nata.
ÁRBITRO: Jiménez Martín. Mostró tarjetas amarillas a la local Elena Blázquez y la visitante María, así como al entrenador y al delegado.
GOLES: 0-1 (minuto 24): Emma. 1-1 (minuto 54): Andrea. 2-1 (minuto 59): Andrea.
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la 4ª jornada de la Liga Gonalpi (1ª Regional Femenina) disputado en el Manuel Sánchez Granados 2, ante unos 40 espectadores.
Dos goles de Andrea Donaire le sirvieron al equipo femenino del Polideportivo Casa Social Católica para derrotar al Juventud Villaquilambre y sumar la segunda victoria de la temporada, con lo se colocan en la octava plaza de la clasificación.
Antes del inicio del encuentro, las jugadoras abulenses quisieron mostrar su apoyo a su compañera Patri, que con la rotura del ligamento cruzado y cuerno del menisco de una rodilla en la jornada anterior se perderá el resto de la temporada. “Ánimo Patri, volverás más fuerte” era el mensaje que se leía en unas camisetas verdes.
Así se iniciaba el juego, que en los primeros minutos estuvo muy equilibrado, ya que ningún equipo imponía su ritmo. Pudieron adelantarse las locales en un lanzamiento de Blanca que se estrelló en un poste y poco después llegó el 0-1 en una jugada aislada de las leonesas. De aquí al descanso, mayor dominio de la Casa Social, pero sin apenas crear peligro en el área visitante.
De cara al segundo tiempo, Toño Maroto y Diego Jiménez decidían arriesgar para dar la vuelta al marcador. Bea, reconvertida a guardameta en este inicio de temporada, recuperaba su sitio en la delantera y bajo palos se situaba Celia. Esta situación dio más intensidad al juego de la Casa Social, que ahora sí pasó a dominar a su rival y las ocasiones de gol comenzaron a llegar, y dos goles de Andrea sirvieron para colocar el 2-1, disponiendo de ocasiones para aumentar la ventaja, pero el marcador ya no se movería y los tres puntos se quedaron en Ávila.