ixtorneofemenino.jpgesm.jpgfutbol1.jpgpccylajedrez2.jpgsimultanea.jpgmus.jpgtenissanta.jpg

Derrota agridulce del CSC masculino en casa

Share

Y es que el CSC de Ávila de la Segunda División de voleibol masculina firmó una de cal y una de arena en un -a priori- difícil partido ante los veteranos jugadores logroñeses que marchaban cuartos en la clasificación.

CSC de Ávila 2: Sánchez, Martín, Rodríguez, Calle, Sanchidrián y Mosquera. Plaza y Sampedro.

Electrodomésticos Activa Voley Viña 3: García C., Benito, Pellejero, Jiménez, Rueda y León del Río. Ajamil y García I.

Cancha: Pabellón de la Ciudad Deportiva Municipal de Ávila.

Árbitro: Martín.

18 – 25, 25 – 18, 25 – 16, 13 – 25 y 9 – 15

Regresaba el equipo abulense a su cancha por última vez en 2017 ante un equipo favorito en el encuentro a priori por la clasificación de la liga, pero que bien pudo haberse marchado con derrota de Ávila.

La primera manga comenzó con el equipo de Juan Plaza un poco frío y atenazado en el ataque. Poco a poco fueron hallando hueco en la red y, con buenos saques, consiguieron descentrar la recepción logroñesa. Una serie de errores no forzados en recepción y en ataque condenó el set a favor de los visitantes.

El CSC le dio la vuelta a la tónica de juego en el segundo set gracias a un provechoso cambio táctico. Así, se mejoró la recepción, se redujeron los errores no forzados y el saque dio otro salto adelante, especialmente de la mano de Calle, -que terminó desquiciando la segunda línea del Voley Viña-. Todo ello, unido a una buena defensa y ataque efectivo, contribuyó a anotarse el set.

La tercera manga fue uno de los sets más bonitos y de más nivel protagonizados hasta el momento por el equipo de Juan Plaza. Las facetas ofensivas: saque y ataque, fueron bien dirigidas, con cabeza y con tesón. Las facetas defensivas: defensa y recepción, funcionaron bastante mejor que en los sets anteriores -incluso en el otro vencido- y el nivel de juego dejó algo retraído al equipo visitante, que no pudo sino entregar el set.

El cuarto set fue el menos lucido por parte del CSC. Volvieron los errores no forzados -especialmente en recepción-, y el equipo de Logroño no tuvo más que hacer el mínimo en voleibol: pasar el balón al suelo contrario sin grandes alardes ofensivos. Los de Ávila bajaron los brazos y se arrugaron, dejando escapar la manga.

El set de desempate comenzó con ventaja visitante, que recuperaba el empuje en la red y el equipo de la Casa cedía protagonismo y empezaba a ir fallando cada vez más en recepción y en saque. Esto desdibujó las líneas marcadas anteriormente y los visitantes no tuvieron más que dar un acelerón final y llevarse el partido que los mantiene en la zona alta.

Al habla con Juan Plaza, comentaba: “hemos vuelto al buen juego, aunque el cansancio afectó demasiado a la recepción en el cuarto set y esto nos sacó del partido”. “En el tie-break¬, con un 8-8 en el marcador la recepción y la ansiedad por cerrar los puntos nos remataron”. Sin embargo, realiza un balance positivo para cerrar el año en el que “lo positivo es que el equipo interioriza cada vez más su juego y lo va definiendo”. 

La próxima cita será previsiblemente el día 7 de enero en un torneo triangular ante nuestros vecinos del Segovoley y un equipo de la Comunidad de Madrid.