mus.jpgesm.jpgtenissanta.jpgfutbol1.jpgsimultanea.jpgpccylajedrez2.jpgixtorneofemenino.jpg

La Casa Social Católica recupera su apuesta por el equipo femenino de Segunda División

Share

El voleibol en Ávila no se entiende sin la Casa Social Católica, especialmente en el apartado femenino, donde hizo historia con letras de oro. Todo el mundo recuerda los éxitos conseguidos por el primer equipo en su época dorada, destacando el título de campeón de la Copa de la Reina logrado en Cantabria en el año 1995 y el subcampeonato del año siguiente en Miranda de Ebro (Burgos), a lo que hay que añadir sus históricas presencias en dos Final Four de la Copa Confederación Europea (CEV), donde las chicas del Casa Social Católica Caja de Ávila defendieron con orgullo los intereses españoles.

Este excelente nivel no se pudo mantener ni a nivel económico ni deportivo y el equipo terminó desapareciendo, dejando una huella imborrable en los aficionados que en cada partido nacional e internacional poblaban las gradas del polideportivo de San Antonio, creando un excelente ambiente. Vinieron tiempos difíciles, pero desde la Casa Social Católica no se quiso perder este deporte y a pesar de los distintos problemas con los que se encontró, se intentó salir adelante, con más o menos éxito.
Después de unas situaciones convulsas los últimos años, en la pasada campaña se inscribió el equipo juvenil femenino y en ésta se ha reforzado con el retorno del equipo de Segunda División Femenina, que después de cuatro victorias consecutivas ha ascendido a la cuarta posición, en una competición de ocho escuadras.
Sol Arroyo es la entrenadora del equipo y comenta que “después del parón que tuvimos, ha costado muchísimo sacar el equipo adelante. Hay que tener en cuenta que hay jugadoras que estudian y trabajan fuera de Ávila y esto es un problema. Además, no era un grupo muy homogéneo, ya que hay mucha diferencia de edad entre las jugadoras y no se conocían, pero se han integrado muy bien y ahora hay una gran unión entre ellas. De hecho, hay cuatro jugadoras juveniles que forman la plantilla”.
Sobre la competición, Sol reconoce que “salvo algún equipo, el nivel ha bajado mucho en los últimos años. Nosotras teníamos un nivel muy alto, pero todo se vino abajo y ahora se ha reiniciado todo y estamos intentando salir adelante.”, por lo que no se ha fijado ningún objetivo de cara a la clasificación.
PLANTILLA DEL EQUIPO DE SEGUNDA DIVISIÓN FEMENINA:
Patricia Rubio.
María Iglesias.
Juliana Marcelo.
Eva Rodríguez.
Elsa García.
Elena Martín.
Lidia Torrescusa.
Esther Blázquez.
Andrea Rodríguez (juvenil).
Lucía Valdivieso (juvenil).
Marta López (juvenil).
Bárbara Cifre (juvenil).
Entrenadora: Sol Arroyo.