futbol1.jpgmus.jpgixtorneofemenino.jpgtenissanta.jpgpccylajedrez2.jpgesm.jpgsimultanea.jpg

Éxito del equipo infantil femenino de la Casa Social Católica, que se trajo dos buenos triunfos de su desplazamiento a Soria

Share

En su debut en la segunda fase del Campeonato de Castilla y León se impuso por 1-3 al Santo Domingo y por 0-3 al Río Duero, en lo que son sus dos primeras victorias de la temporada.

P. CASA SOCIAL CATÓLICA: Miriam, Vero, Julia, Lucía, Belinda, Raquel, Rocío y María.
Excelente fin de semana para el conjunto infantil femenino de la Casa Social Católica, que regresó de su doble jornada en Soria con dos importantes triunfos en su estreno en el grupo III la segunda fase del Regional Infantil Femenino.
En el primer partido se impuso por 1-3 al Santo Domingo. Las chicas de Sol Arroyo comenzaron muy frías y cedieron el primer parcial por 25-20. En el segundo, gracias a un buen saque que potenció su juego de ataque, fueron siempre por delante y lograron empatar con un 17-25. El tercero fue muy igualado y las verdinegras mantuvieron el ritmo y en los momentos decisivos se impusieron por 22-25. Esto las dio mucha moral de cara al cuarto en el que dominaron claramente y certificaron su primera victoria con 13-25.
Tras una pequeña comida para reponer fuerzas y descansar algo de tiempo, a la Casa le esperaba el otro equipo de la capital soriana, el Río Duero, mucho más fresco y con la ventaja de haber visto el juego desplegado por las abulenses en el encuentro anterior, pero no le valió de mucho porque cayeron por 0-3. Las locales salieron muy fuertes y se pusieron por delante pero las visitantes fueron centrándose en el juego y con una buena remontada final lograron el parcial por 23-25. El segundo también fue muy igualado y en el tramo final nuevo arreón de la Casa Social para llevarse el set por 21-25 y encarar con mucha confianza el tercero, donde con un muy buen trabajo en todos los aspectos del juego se mostraron muy superiores y se llevaron el triunfo por 12-25, con lo que caía la segunda victoria consecutiva de un equipo bien comandado por la colocadora Miriam y secundado por el resto de jugadores de un cuadro que por fin vio reflejado en los resultados su clara progresión en el juego.