futbol1.jpgsimultanea.jpgesm.jpgpccylajedrez2.jpgmus.jpgixtorneofemenino.jpgtenissanta.jpg

Los equipos de voleibol de la Casa Social Católica dieron la cara en la Copa de Castilla y León, pero se tuvieron que conformar con la cuarta posición

Share

El cuadro femenino perdió en semifinales con el Cristo Rey y en la final de consolación con el Universidad de Burgos, en ambos partidos por 3-2, mientras que el masculino cayó en semifinales por 3-1 con el Cristo Rey y 3-2 con el AULE León en la consolación.

COPA DE CASTILLA Y LEÓN FEMENINA

SEMIFINALES: CRISTO REY, 3 – CASA SOCIAL CATÓLICA, 2
CASA SOCIAL CATÓLICA: Elena, Ángela, Eli, Patri, Sara, Eva, Marta, Juli, Andrea y Cristina.
Duelo muy igualado entre dos equipos que lucharon todos los puntos. Comenzó mandando el Cristo Rey que se llevó el primer set por 25-22, pero reaccionó bien la Casa Social que logró empatar con un 25-27. El tercer parcial fue épico con puntos muy luchados y que se decantó a favor de las chicas de Sol Arroyo por un agónico 31-33. El gran esfuerzo realizado por las abulenses lo acusaron en el cuarto set, ya que Eli tuvo problemas en una rodilla y Patri en la espalda que las obligaron a abandonar la pista, lo que aprovechó el rival para igualar a dos con un claro 25-12. En el quinto y definitivo el Cristo Rey cogió ventaja muy pronto  y se aseguraban la clasificación para la final por 15-7, siendo su rival el AULE León, que también derrotaba por 3-2 al Universidad de Burgos.

3º Y 4º PUESTO: UNIVERSIDAD DE BURGOS, 3 – CASA SOCIAL CATÓLICA, 2.
CASA SOCIAL CATÓLICA: Elena, Ángela, Eli, Patri, Sara, Eva, Marta, Juli, Andrea y Cristina.
Debido a la larga duración del encuentro anterior, las jugadoras de la Casa Social apenas tuvieron media hora para la comida y de nuevo tenían que comparecer en una de las canchas del polideportivo Pisuerga de Valladolid para disputar la final de consolación ante el Universidad de Burgos. Y se repitió el guión de esta competición, es decir, juego muy equilibrado, aunque el primer set se lo anotaron las burgalesas por 25-11. Respondieron las abulenses ganando el siguiente por 23-25, pero el UBU le devolvió el marcador con 25-23. No se dio por vencido la Casa Social, que con 22-25 forzó un nuevo quinto set, que se resolvió por la mínima (15-13) para el Universidad de Burgos, que se hacía con la tercera plaza y dejaba la cuarta a la Casa Social, que con Ángela a la cabeza, dio la cara en todo momento. El título se lo adjudicó el AULE León, que derrotó al Cristo Rey por 3-2, resultado que se ha dado en los cuatro partidos de la competición.

COPA DE CASTILLA Y LEÓN MASCULINA

SEMIFINALES: CRISTO REY, 3 – CASA SOCIAL CATÓLICA, 1.
CASA SOCIAL CATÓLICA: Rafa, Jesús, Chechu, Xavi, Javi, David, José, Pompeyo y Juan.
Buen partido del equipo de Juan Plaza ante un Cristo Rey que se presentaba como claro favorito. La Casa Social entró muy fría en el partido y cedió el primero por 25-19. En el segundo mejoró su juego, sobre todo ajustando la defensa, lo que le valió para igualar el marcador con 23-25. Continuó su buen nivel en el cuarto, pero el Cristo Rey volvió a ponerse por delante con 25-21. En el cuarto, intercambio de puntos y gran igualdad y de nuevo el rival estuvo más acertado en los puntos decisivos y ganaba el set por un ajustadísimo 26-24 que le metía en la final ante el Navarvoley, que vencía al AULE León por 3-0.

3º y 4º PUESTOS: AULE LEÓN, 3 – CASA SOCIAL CATÓLICA, 2.
CASA SOCIAL CATÓLICA: Rafa, Jesús, Chechu, Xavi, Javi, David, José, Pompeyo y Juan.
En la final de consolación, la Casa Social volvió a dar la cara y estuvo muy cerca de la victoria, gracias a un buen nivel defensivo y en la dirección del juego, que cambió el técnico del equipo abulense. No comenzó bien el partido cediendo el primer parcial por un amplio 25-13, pero logró igualarlo con el 22-25. De nuevo se pusieron por delante los leoneses con un 25-19 y los de Juan Plaza lograron forzar el quinto por 20-25. En el definitivo, el AULE cogió una pequeña ventaja que le sirvió para cerrar el choque por 15-12. En la final, el Cristo Rey se proclamó campeón al ganar por 3-0 al Navarvoley.
A pesar de las dos derrotas, satisfacción en las filas abulenses por la buena imagen ofrecida en el juego, especialmente en primera y segunda línea, así como con el cambio de colocador, lo que tiene que dar moral para lo que resta de liga, donde varias ausencias habían afectado al nivel de juego del equipo.